Mi intención es abrir una pequeña ventana, a través de la cual compartir imágenes e información sobre este mundo que nos apasiona y al que dedicamos nuestro tiempo libre: las aves y la naturaleza.

jueves, 24 de octubre de 2013

GAVIOTAS OPORTUNISTAS

Las gaviotas en general siempre me han parecido aves muy inteligentes pero sobre todo aquellas que viven cerca del ser  humano. Son unos animales oportunistas ya que se adaptan permanentemente a las circunstancias.
 Desconozco si existen estudios sobre su comportamiento  pero sería interesante ver una comparativa con respecto a los córvidos, considerados éstos las aves mas inteligentes.
Prueba de su oportunismo, curiosidad y atrevimiento son las siguientes fotos.


Este individuo fue observado en abril de 2008 en la desembocadura del Chanca, Dena. Se puede ver que su intención fue comer un poco de conserva; en las cercanías hay una pequeña fábrica y en el patio quedan a veces latas defectuosas. Posiblemente esa lata estaba rota y la gaviota intentó conseguir el alimento, con la mala fortuna de que una vez encajado el pico ya no lo pudo sacar. 
Un sufrimiento lento pero sin solución.




Todo lo que baja por el río puede ser comestible, esa es una de las razones por las que, también en el pequeño estuario de A Chanca, se concentran a diario gran cantidad de ellas.  
Esta intenta saborear una pata de pollo.




En este caso vemos como sobresale del pecho un alambre. Es más que posible que en su otro extremo tuviese carnaza para las nasas. Esta gaviota descansaba en el puerto de O Grove y después de tragarse la comida, con el tiempo o al moverse el alambre terminó por perforar su pecho.




Aunque muy lejana, se puede ver sobre las rocas una gaviota patiamarilla con algo raro. Con el telescopio se apreciaba perfectamente que era un guante de goma de los utilizados en las bateas de mejillón lo que tiene puesto en la cabeza.
La explicación lógica es que se lo encontró flotando o sobre la batea, y una vez más, esa curiosidad le hizo meter la cabeza dentro del guante, sobresaliendo el pico por un agujero del mismo.  Tengo dudas si conseguía ver algo e ignoro  como terminó el asunto.






Y finalmente en esta otra foto, a saber donde la patiamarilla metió el pico.


Por otro lado, el atrevimiento de las gaviotas llega a los extremos como el que voy a relatar.
Un familiar que convive con su perro, cuando hace buen tiempo le deja abierta la puerta del balcón para que el chucho tenga más espacio y pueda refrescarse. En verano le pone el agua y comida en el exterior, y también en verano es cuando las gaviotas crían a su prole en los tejados cercanos, estando en alerta permanente para conseguir llevar comida al nido.
El caso es que una de ellas observó la comida en el balcón, y en un momento en que el perro estaba dentro se lanzó a dar cuenta del pienso; cuando éste vuelve la pilla infraganti y se arma una buena ... hasta que acude el dueño. Con una mano sujetando el perro, con la otra intentado ayudar a la gaviota -que de propina le da un picotazo-  y el chaval pidiendo que le ayudasen, hasta que tuvo la suerte de que la gaviota consiguió pasar entre los barrotes de la verja y volar.