Mi intención es abrir una pequeña ventana, a través de la cual compartir imágenes e información sobre este mundo que nos apasiona y al que dedicamos nuestro tiempo libre: las aves y la naturaleza.

sábado, 14 de marzo de 2015

POCO QUE CONTAR

Este ha sido un invierno un poco descafeínado en cuanto a observación de aves. Mal tiempo y mucha lluvia pero sin grandes vientos o temporales, lo que habría movido más aves y siempre ante la sorpresa de interesantes avistamientos. Pocas fotos he tomado y -sólo por no aletargar el blog- pongo algunas que he hecho cerca de casa.

Erithacus rubecula
El común y accesible petirrojo habita en nuestros jardines y pone un toque de alegría con su canto. Siempre está pendiente de cualquier labor que hagas en la huerta, para buscar comida entre la tierra revuelta.

Los estorninos pintos aparecen a centenares para invernar y entonces podemos apreciar su bello plumaje.

Sturnus vulgaris





Las tarabillas comunes, siempre alerta desde cualquier atalaya que les permita ver mejor el territorio de caza.

Saxicola torquatus


El buitrón es un pequeño pájaro muy escurridizo que busca zonas próximas al agua y encuentra en los juncos y hierbas altas su refugio.

Cisticola juncidis


Por la tardes, en el puerto es frecuente encontrar cormoranes grandes descansando de su jornada de pesca y secando las alas cuanto antes para poder regresar al dormidero.

Phalacrocorax carbo



              Las gaviotas, siempre compitiendo por la comida pueden hacer malabarismos como este.


Ya a comienzos de Marzo con su impecable plumaje esta pareja de gaviotas patiamarillas pasea sus amoríos por el muelle.



Otras, no tienen tanta suerte y debido a algún vertido de fuel o aceite pasarán varios días intentando limpiar sus plumas.



En el puerto tienen su territorio de caza unos cuantos gatos. Cuando baja la marea buscan oportunidades en la playa y cuando sube, desde el muro del espigón siempre están dispuestos a dar un salto sobre un gorrión o lavandera.


Por último, en algunas ocasiones, casi sin darte cuenta, te cae la noche encima y puedes ver con otra perspectiva estos bellos paisajes que nos rodean.


Vista parcial de la Ensenada de O Vao. Desde A Toxa


Confín y pabellón náutico de O Grove. Desde A Toxa