Mi intención es abrir una pequeña ventana, a través de la cual compartir imágenes e información sobre este mundo que nos apasiona y al que dedicamos nuestro tiempo libre: las aves y la naturaleza.

lunes, 1 de junio de 2015

Mayo 2015

El viernes 29 echando un vistazo a la playa de Con Roibo, me encontré con un pequeño bando de unos 20 Correlimos tridáctilos. La marea estaba bastante baja y se agrupaban al lado del mar, pero tan pronto comprobaban que la playa estaba tranquila se acercaban enseguida 30 metros mas arriba a donde las últimas mareas habían acumulado las algas.

Calidris alba

Éste era un bando rezagado que todavía está subiendo a las áreas de cría en el ártico y algunos ejemplares mostraban el plumaje nupcial.



Los Correlimos tridáctilos son aves muy activas que están en contínuo movimiento, un sin parar buscando pulgas de mar y otros crustáceos entre las algas o al borde del mar.



Todo miembro en desuso tiende a la atrofia, y la evolución se encarga del resto. En su adaptación al medio y debido a la forma de procurarse alimento con esas rápidas e interminables carreras, el dedo posterior de sus patas no sería más que un estorbo.  Por ello, como su nombre indica, el cuarto dedo no existe en estas pequeñas limícolas.



                                   El sábado 30, visita de rigor a la Serra  do Suído.



En esta ocasión nada más pasar la última población antes de llegar a la sierra ya pude ver una pareja de Aguilas culebreras cazando en las laderas, muy lejanas para foto pero era buena señal.

Circaetus gallicus





Una gozada poder contemplar esta impresionante águila cuando se cierne en vuelo de caza, y más cuando se acerca a tu posición sin miedo alguno.

Me preguntaba si esta vez podría ver algún buitre, y al final de la tarde tuve esa suerte.  Apareció un ejemplar de Buitre leonado desde el sureste y se aguantó unos minutos en vuelo coronado antes de perderse en dirección noroeste.



Gyps fulvus